de Gegman Lee 

Un alarido no es suficiente

para asentar las cosas de una vez en la risa

y poder salir de un túnel de flores muertas.

 

Mas tal vez así quede la garganta viva,

tal vez, sin querer decir,

pero siempre un tal vez es la medida

que se postra encima del lomo y los labios

dejando

sin poder decir,

quedando de impronta la garganta

y el querer desenfrenadamente ver el cielo

con los ojos tapados,

con los zapatos al borde del reclamo

donde nunca nada hemos decidido,

como tampoco

sobre los golpes del viento;

o en la sorpresa constante del ocaso.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s