de Heidi Marie Muñoz

 

Desde niña se encerró en el cuarto cuando entraba la noche. No soportaba ver esos insectos que alumbran su camino. No obstante, un día, un escarabajo de esos pasó desapercibido y se alejó dentro de la almohada de Lucía. Todas las noches, bebía de su sangre, sin encender su distinguida luz. Un fantasma entre cuatro paredes de plumas.

Seis noches, y el escarabajo había terminado de vaciar a Lucía.

Y en la séptima noche lo único que quedaba era la luz extrañamente que brotaba de la cama.

 

 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s