de Heidi Marie Muñoz

 

Tres antes meridiano, y entre conciliar el sueño y el cabrón

Tun…

Tun…

T       U       N…

en la puerta de la casa todas las madrugadas, no había forma de dormir en paz. Igual, no había deidad que me levantase a inspeccionar el sonido. No obstante, me negaba a vivir como los viejos paranoicos de los cuales Cortázar narró. Mi casa no sería una casa tomada, no, me negaba. Ay, carajos, pero esto de vivir sólo ya dejaba de ser divertido. Ya he cambiado la puerta en tres ocasiones, y sin falta a las mismísimas tres y treinta y tres vuelven a tocar la puerta. Cada vez con mayor intensidad.

Llevo seis meses y seis días en esta maldita casa, y el “lease” se termina en seis meses más. Ya no puedo dormir aquí. Tres y treinta antes meridiano. Me estoy volviendo loco. Tres y treinta y tres antes meridiano,

tocaron a la puerta de manera distinta…

T   U   N…

T     U     N…

T       U     N…

PUUUUUUUM.

Hoy me vinieron a buscar.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s