Por Mariana Laura Oliva

Larga jornada en el trópico (2015) es el más reciente poemario de Amarilis Tavárez Vales[1] publicado en la colección de Serie de literatura hoy del Instituto de Cultura Puertorriqueña. Este trabajo, compuesto por veinticuatro poemas, se constituye de procedimientos que ayudan a exponer un estudio sobre el ser isleño. Las estrategias literarias optadas para comentar sobre el ser en una isla son: el entretejido de elementos fronterizos o relaciones simbióticas, la transformación activa de una voz poética que comienza siendo una primera persona singular y pasa a una primera persona plural y finalmente, el juego cronológico atado al ciclo de la vida.

En Larga jornada en el trópico, Tavárez Vales procede y enfrenta elementos que coloquialmente se definen por su contrario como: agua/tierra, ver/ceguera, recordar/olvidar, morir/vivir, huir/regresar, yo/tú, lo ajeno/lo íntimo. Estas aparentes brechas y contradicciones traen a discusión las características que componen a un sujeto ubicado en el límite de una isla. El agua es, de todos estos aspectos, el más utilizado para describir estos cuerpos: “somos de agua, por el agua y para el agua” (pg 15). Estarán presentes las trombas marinas, el río ensangrentado, el océano, el huracán, el mar, la lluvia y el bache. Se observará que la inserción de un discurso que practica las formas cambiantes del agua es la justificación para experimentar cónsonamente el sujeto isleño.

Gracias al propósito introductorio del poema “De agua” como uno que reconoce sujetos acuáticos y en el cual se le ofrece al lector un mapa para acceder a los próximos poemas; se puede comentar otro que recoge ampliamente los planteamientos de Larga jornada en el trópico, este es: “¿Qué es este archipiélago?”. En dicho poema, Tavárez Vales continúa explorando los límites de los elementos agua/tierra e inserta la palabra archipiélago, permitiendo que analicemos detalladamente su significancia: “reunión de tierra seca tantas veces mojada” (pg. 24). La presencia de una grieta acuífera, como lo es una isla —o el conjunto de ellas—, forma parte de un “espacio que me alberga y me lanza” (pg. 24) y donde se nos permite interpretar una dualidad entendida como una cualidad de existir, una simbiosis mutualista, viva y necesaria. Es, por lo tanto, una fiel representación de que estos dos aparentes opuestos pueden ser puentes o fronteras.

Por otra parte, en el poema “Saber” se incluye la representación del inmigrante al concepto de isleño: “todas las islas tienen isleños que nunca regresan. / todas las casas y con ellas las familias.” (pg .21) Es un tema que era imposible obviar como parte del estudio y lo que considero un acto de humanizar sin sustentarse en nacionalismos. La otredad se trabaja sin necesidad de excluirla y no se crea una identidad fronteriza que divida el ellos con el nosotros. Ocurre que, la ambigüedad en torno a una región específica permite que el lector pueda interpretar con libertad estos desplazamientos acuíferos y actúe críticamente frente a los versos.

Como otro ejemplo de estas brechas que implican ausencias y presencias, se debe mencionar la carga metafórica de la palabra “muelle” en el poema “¿Quién que haya nacido en una isla no sabe nadar?”. Amarilis Tavárez Vales lo presenta como esa “madera flotante” (pg. 18), que evita o retrasa “el quiebre de la hoja” (pg.18). Nos hace pensar precisamente en una guardarraya entre el mar y la tierra, el sustento sin raíz y la desembocadura del huir o de la llegada. Se aclara, por lo pronto, que el agua limita o empuja y es un arma de doble filo que manipula la libertad de esa voz poética.

En resumen, las relaciones duales están excelentemente explicadas en el poema clave “Animal salado”. Amarilis Tavárez Vales escribe: “el acuerdo entre algas y arena/ montañas y árboles. / ellos juntos y separados/ un cordel que se extiende por este espacio/ y que hace de nuestros cuerpos un rompecabezas animado” (pg. 29). Es esta estrofa final la que acoge gran parte del estudio desarrollado a través de todo el poemario. Es la imagen descriptiva de ese cordel extendido lo que se intenta explorar por medio de la creación artística. La acumulación de imágenes poéticas se construye gracias al acuerdo o relación entre elementos acuíferos y terrestres. Estos aspectos, como piezas subordinadas unas con otras, provocan una imagen similar a los cuerpos en rompecabezas de los isleños que finalmente podrían ser metaforizados en botes, muelles y maderas flotantes.

La segunda estrategia literaria que se emplea en la estructura de Larga jornada en el trópico es la repetida transición de un “yo” a un “nosotros”. Este rasgo es una constante que le dará a su vez unidad a la serie de poemas y que como bien explica Jorge Lefevre Tavárez en su artículo publicado en el periódico Claridad se experimenta un sentido colectivo: “…aunque lo más que se destaca en el poemario es la voz poética como individuo, en cada verso se siente también un sentido colectivo de la vida isleña.”

El poema “De agua” es un fiel ejemplo de este procedimiento empleado por Tavárez Vales, pues se comienza con “distingo el violeta y el azul./ tantos años mirando el horizonte” (pg.15) y se transforma a “he sido y siempre seré isleña. isleños./ […] dispuestos a huir, a reencontrarnos/ claudicar y a vencer” (pg.15). La voz poética hace de una idea, unos conocimientos y una experiencia frente al mar; un proceso colectivo y hasta cierto punto característico del sentirse “isla”.

Junto a esta estrategia y artificio literario, se puede pensar el poema “Quien nos afirma no es la tierra”. En este momento se lee el sentimiento de un sujeto frente al mar y su deseo de querer emprender un viaje, pero la supervivencia no es asegurada por el hecho de no saber nadar. Como procedimiento clave que integra esa voz colectiva dentro de la íntima, se manifiesta la aparición de otra isleña que comparte el mismo sentir. Este nuevo sujeto poético comprende que “las fronteras líquidas son más fáciles de imponer” (pg. 31), y que juntas son “la posibilidad de un barco” (pg. 31) destinado a un puerto, al naufragio. Por lo tanto, la forma del agua exhibida como océano provoca una correspondencia entre sujetos que finalmente se conciben como “algunos barcos, yolas, puentes. / represas, balsas, troncos. / otros aviones, alas crujidas, / balcones de pan. / ustedes. yo. / nosotros. / islas.” (pg.43).

Por otra parte, el artificio cronológico de este poemario se presenta desde la mención de la palabra “jornada” en su propio título. Tavárez Vales consigue generar varios efectos temporales entre ellos la retrospección o la recreación de la experiencia vivida de la voz poética. Se observará que, nuevamente, el agua se transforma en el elemento primordial para reflexionar sobre lo cíclico. En el poema “Crecí” se trabaja “el fluir de aguas en nuestro calendario” (pg.19) y cómo el comportamiento de este líquido pertenece a los isleños. Por lo tanto, se entiende que el agua además de ser un compuesto importante para la definición del individuo bajo estudio, también posee la cualidad de ser íntima a nuestra medición del tiempo.  Otro momento donde podemos apreciar este artificio es en el poema “Aprendí a calcular los años”. Ocurre que se plantea la idea de que el crecer conlleva saber medir el tiempo por la lluvia, pero también implica enfermedad. Se hace presente (se evidencia) ¾como también se trabaja en “De agua” ¾, el acercamiento a la muerte, cosa que solo puede ser evitada por el acto de resistir.

En este poemario, la larga jornada en el trópico también puede ser asociada con la carga histórica esclavista del pasado. En “Tierras de tambor y sal” se introduce la palabra “puerto” que, como el muelle, es un espacio en donde se permite regresar, huir, estar y no estar.  Sin embargo, no debemos olvidar que, además de un lugar de intercambio, de llegada y salida, se crea una imagen de un colectivo ancestral: “así nos llegó el espejo, la cadena, el látigo.” (pg. 32). Esto hace que el carácter temporal pueda generar una crítica sobre aquella explotación que ha sido realizada en las Antillas y que forma parte del isleño: “tierra con arruga sin compensación/ robada violada. /usurpada manoseada. /tierra que llamaron según nos dicen/ y llamamos según nos convencemos/ paraíso” (pg. 32).

En conclusión, las estrategias literarias presentadas en Larga jornada en el trópico auxilian la reflexión sobre lo isleño y permite que repensemos las grietas, las manchas, las fronteras y los límites. Las ideas propuestas en este poemario están vinculadas con la crítica a la identidad y las limitaciones que se intentan fijar con dureza y sin flexibilidad. Las grietas como los ríos, las manchas como las islas y las fronteras como el océano son las metáforas que permiten explorar esta contrariada metamorfosis del ser en un posible mundo-isla repleto de nosotros los isleños.

Nota al calce:

[1] Amarilis Tavárez Vales se crió en Camuy, además de completar sus estudios en Sociología y Psicología en la Universidad de Puerto Rico, la escritora posee una maestría en Estudios de la Mujer y Género de la Universidad Interamericana. Ha sido también partícipe de varios festivales de poesía a través de Latinoamérica. Tavárez Vales tiene tres poemarios publicados: Realid(h)ades (2006), Hastío (2014) y Larga jornada en el trópico (2015). (Tavárez Vales, A. Hastío. Isla Negra Editores, 2014)

 

Bibliografía:

Fuster Lavin, Ana María. “Amarilis Tavárez Vales: De la ciudad, la locura y el deleitede un cuerpo desnudo”. http://bocetosdeselene.blogspot.com/2008/02/amarilis-tavrez-vales-de-la-ciudad-la.html. (25/febrero/2008).

Lefevre Tavárez, Jorge. “Larga jornada en el trópico de Amarilis Tavárez Vales: fragmentos de una lectura”. Claridad. martes, 27 de septiembre, 2017.

Tavarez Vales, Amarilis. Hastío. Isla Negra Editores, 2014

Tavárez Vales, Amarilis. Larga jornada en el trópico. Editorial Instituto de Cultura Puertorriqueña, 2015.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s